· 

¿Qué es la Llama Trina?

 

¿Qué es la llama Trina?

 

Podríamos decir que la Llama Trina es el potencial de nuestra divinidad. Es el foco  personal del fuego sagrado. La Llama Trina es la que permite la precipitación en la materia de la consciencia Crística proveniente del espíritu.

 

Esta Llama Trina se aloja en un campo de fuerza llamado la "Cámara secreta del corazón" el cual se localiza dentro de nuestro corazón físico. Esta cámara es el punto de conexión del cordón plateado de luz que desciende desde la presencia "Yo Soy" para sostener nuestra vida, dándonos propósito e integración cósmica.

 

Este centro de energía posee tres llamas que son las transmisoras de los dones divinos. La llama azul se encuentra hacia la izquierda, la llama Rosa se encuentra a la derecha y la llama Dorada se localiza en el centro. La Llama Trina nos brinda tres dones básicos de Dios que son: Poder (Azul), Sabiduría (Dorado) y Amor (Rosa).

 

Del lado izquierdo de tu corazón flamea una Llama Azul, que es la Voluntad, la Fuerza, la Fe de Dios; en el centro, flamea la Llama Dorada, que es la Sabiduría de Dios; y del lado derecho flamea la Llama Rosa que es todo el Amor, la Actividad de Dios.

Es allí donde Dios se encuentra "más cerca que tus propias manos y tus pies". Por eso, nunca puedes decir que eres débil y que no tienes fe porque toda la Fuerza y la Fe de Dios la tienes ya anclada en el corazón. No puedes decir que eres bruto y que no sabes, porque toda la Sabiduría de Dios la tienes ya anclada en tu corazón. No puedes decir que odias y que detestas algo o a alguien porque todo el Amor de Dios lo tienes ya anclado en tu corazón.

 

La llama en el corazón es tu foco personal del fuego sagrado. Es tu oportunidad para hacerte uno con tu Ser Superior, ya sea que lo llames Cristo, Buda, Tao o Atman. Es el potencial de tu Divinidad que espera surgir para existir dentro de tu humanidad.

 

Hace mucho tiempo, durante las primeras tres eras doradas, antes de que el hombre dejara la inocencia, el cordón cristalino medía nueve pies de diámetro y la llama trina envolvía su forma. La fuente de energía del hombre literalmente, no tenía límite y su conciencia superior lo envolvía completamente. Después de la caída, la oportunidad del hombre para ejercer su libre albedrio se restringió. Por orden cósmico la llama trina fue reducida a una altura de un dieciseisavo de pulgada.

 

A medida que la llama de la iluminación se expande dentro de tu consciencia, gradualmente, envuelve tu ser hasta que Dios, como sabiduría santa, es entronado sobre el altar de tu corazón, pero con cada aumento de sabiduría, las plumas del poder y del amor también deben elevarse por el fíat de tu devoción; de otro modo, la sabiduría no se podrá retener. Asimismo, con cada logro del poder debe venir el logro de la sabiduría y del amor en equilibrio perfecto. Por lo tanto, el amor se actualiza solamente por medio de una manifestación equivalente del poder y la sabiduría.

 

En promedio, la llama trina mide un dieciseisavo de una pulgada de altura, pero sus plumas no son usualmente del mismo tamaño. Solamente cuando éstas tres plumas están en equilibrio, puede expandirse la llama trina en su totalidad. Y, cuando se expande, tu llama trina, tu luz y poder espiritual aumentarán de manera exponencial.

 

¿Cómo puedes equilibrar las tres plumas para que sean iguales en tamaño e intensidad? El Maestro Saint Germain nos recomienda que meditemos sobre las cualidades de cada pluma para determinar, por medio de la sensibilidad de nuestra alma, cuál de las tres es más débil y cuál es la más fuerte. Entonces, dice él, podemos usar el poder de la pluma más fuerte para fortalecer a las otras dos plumas más débiles.

 

Puedes saber cuándo tus plumas no están equilibradas según sientas la fuerza del poder divino, la sabiduría divina o el amor divino. Si no sientes la primera, segunda o tercera pluma de la trinidad pulsar en tu corazón, entonces sabes que debes ejercitar el atributo o atributos que has descuidado.

 

Por ejemplo, si tu pluma azul es tu pluma más fuerte, entonces, tiene a su mando la pluma amarilla al igual que la pluma rosa. Toma acción para aumentar la pluma rosa y la pluma amarilla, y así trata de establecer el equilibrio entre las tres, mientras que avivas los fuegos del corazón.

 

Si tienes la tendencia de retener el amor de tu ser adulto, de tu niño interno o de los demás, sal y encuentra a aquellos que necesitan tu amor y bríndales amor incondicional. Continúa esta tarea hasta que sientas la fuerza del amor de Dios en tu corazón y, sepas con certeza, que elevaste la llama rosa al nivel de la llama azul.

 

Ahora, si sientes que no estás ejerciendo la sabiduría que Dios te dio, mira sin juicio a tus hermanos y se compasivo con ellos, lleva los rayos del sol de la sabiduría de Dios a aquellos que más la necesitan. Sirve a los demás sin egoísmo y conocerás la liberación al regalar los dones de la Trinidad.

 

Tu meta, en este proceso, es equilibrar la llama trina para que el amor de tu corazón pueda ser igual a la inteligencia de tu mente y a la determinación a la voluntad que Dios selló dentro de ti al principio.

 

El equilibrio de la llama trina

 

 La llama trina es el núcleo de nuestra identidad y alrededor de ese núcleo, el Dios Padre-Madre ha fusionado las energías que nos proporcionan nuestra percepción autoconsciente de Dios como el Espíritu y del alma como nuestro potencial vivo para convertirnos en la plenitud de la manifestación de Dios. Jesús y otros que han caminado el sendero de regreso a casa se han convertido en la plenitud del Cristo en manifestación externa mediante el equilibrio de las energías de la llama trina dentro del corazón.

 

En el principio cuando fuiste creado en el plano del Espíritu, ésta llama era una Trinidad de la conciencia de Dios.

 

Cuando hablamos sobre la conciencia Crística, estamos hablando sobre la calidad de la llama de Cristo encarnada individualmente por todos y cada uno de los discípulos.

 

Por lo tanto, podríamos decir que la esencia de cada conciencia Crística personal, es un poco diferente de acuerdo al acento, la acentuación y la aceleración mediante el libre albedrío de ciertas virtudes de ese Cristo personal.

 

Cuando equilibras tu llama trina empiezas a ver como el tamaño de tu llama comienza a incrementarse y expandirse dentro del corazón de todos y cada uno de nosotros flamea la esencia Divina que es la misma en todos, prescindiendo de religión, color o condición social, que denominamos "El Cristo Interno", el anclaje de la "Magna Presencia YO SOY".

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0